Guantes de ceremonia

mar 21

Los Guantes de la Realeza.

Hoy os queremos traer algo de historia sobre el uso de los guantes, que siempre y desde las primeras civilizaciones han sido un complemento de uso habitual y que marcaba una cierta distinción.

El uso de los guantes, desde las civilizaciones más antiguas, ha sido signo de distinción, de hecho los faraones egipcios, los emperadores romanos y griegos ya los utilizaban.

En los primeros siglos de la cristiandad, los obispos bendecían pares de guantes para ser usados en las coronaciones de los reyes.

En Inglaterra, Edward IV fue un gran promotor de la guantería comprándose más de 300 pares de guantes al año, la industria de los guantes empezó  a crecer gracias a este rey, y se extendió con Henry  VIII en el siglo XVI. La reina Elizabeth I de Inglaterra también era una enamorada de los guantes, cuando murió en 1603 dejo una colección de 2000 guantes  de incalculable valor.

En Francia, la gran promotora de la guantería fue Catalina de Medici quien extendió e incluso hizo obligatorio el uso de guantes, que en aquel tiempo eran de tipo guantelete sin botonadura lateral. Su hija, Margarita de Valois siguió los pasos de su madre y promovió una orden por la cual ninguna de sus cortesanas podía estar en su presencia sin llevar un par de guantes.

En España, Carlos IV  tenía especial debilidad por las mujeres que llevaban guantes blancos, tanto que prohibió su presencia enfrente de él. Lo hubiera pues pasado fatal en la América de los años 50 donde el guante blanco hasta la muñeca fue tendencia arrasadora.

Como veréis un complemento que desde tiempos inmemoriales hasta nuestros días ha ido marcando tendencia y convirtiéndose  en pieza incluso de cierta veneración.

En próximos post os contaremos más “historias”, ya sean sobre guantes largos, de ceremonia, o como complemento para cualquiera de nuestros trajes.

 

Comentarios desactivados

Compartir